¿Cómo es el clima en Milán? ¿Hace mucho calor en verano? ¿Cuál es la mejor época para visitar la ciudad?

Milán posee un clima continental que se caracteriza por sus veranos cálidos y húmedos e inviernos fríos.

Verano en Milán

Durante los meses de junio, julio y agosto, que suelen ser los más calurosos, las elevadas temperaturas unidas al alto nivel de humedad convierten Milán en un lugar sofocante en el que es difícil refugiarse del calor.

Milán en invierno

Los meses más fríos del año son con diferencia diciembre, enero y febrero, en los que se llegan a alcanzar temperaturas medias mínimas de -1,9ºC y las máximas no superan los 9ºC.

Los meses invernales no son especialmente lluviosos si los comparamos con el resto del año, pero pueden llegar a producirse algunas nevadas.

Mejor época para viajar a Milán

Si tenéis la posibilidad de elegir la fecha del viaje os recomendamos los meses de primavera y otoño para evitar tanto los meses más fríos como los más calurosos.

Probablemente el peor de los momentos para visitar Milán sea el mes de agosto, ya que es cuando las altas temperaturas resultan especialmente incómodas y la ciudad se encuentra prácticamente desierta. Esta época es mejor para visitar los lagos.